El líder manco

Por el 1 Junio, 2017

Existen diferentes definiciones de liderazgo, dependiendo principalmente del énfasis que se ponga en el modelo de gestión de los equipos, apoyando o dirigiendo las acciones del mismo y/o en las cualidades, habilidades y características personales del líder. No obstante, hay un factor común en dichas definiciones, que en mayor o mayor medida se refleja, un conjunto de habilidades y competencias que determinan el grado de influencia de los líderes en sus equipos y en su grado de compromiso con una visión compartida.

Las capacidades del líder en la actualidad y la tendencia que se configura para el futuro de la gestión de los equipos se basa en la inspiración y la motivación de las personas que los integran, hacia la consecución de un objetivo común por el que actuar, como factores que vertebren el desarrollo de dichos equipos.

“Al mirar hacia adelante hacia el próximo siglo, los líderes serán aquellos que capaciten a los demás” (“As we look ahead into the next century, leaders will be those who empower others”, Bill Gates).

Existen numerosos factores que ayudan en la creación de un equipo, incluso habilidades para que se inicie el trabajo del mismo con motivación, pero el secreto de que el equipo perdure en el tiempo y que se desarrolle un sentimiento de pertenencia se basa en aspectos clave, algunos incluso muy sencillos, como cita el artículo de INC “4 Simple Things Every Team Wants From Their Leader”, tales como la creación de una visión clara y compartida por todos los miembros del mismo, prestar el apoyo y los recursos necesarios, establecer el espacio suficiente para el desarrollo evitando el exceso de control y reconociendo los logros del equipo.

Este modelo limita la acción directa del líder en la tarea, pasando la acción de las manos del líder, a las de todos los componentes del equipo, pero le otorga una representatividad mucho mayor en el ámbito de la influencia, apoyo y motivación, siendo en éste ámbito de habilidades en el que las herramientas de coaching se constituyen como generadores de valor para los líderes del futuro.

El rol de líder coach, por tanto, será un factor clave en el futuro de la gestión de los equipos, ¿estás preparado para ese reto?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *