Mentoring Moderno

Por el 22 febrero, 2017

El entorno socio-económico actual está definido por cambios constantes en diversos ámbitos, que obligan a las organizaciones a reformular sus procesos y procedimientos de trabajo y por extensión, determinan la necesidad de establecer nuevos criterios de fijación de objetivos, planes de acción, seguimiento de actividades y reconfiguración de procesos.

Los expertos en desarrollo organizativo apuntan conceptos como agilidad y flexibilidad para establecer las bases del desarrollo de las nuevas estrategias empresariales, por ello, esta realidad deber ser el punto de partida y el escenario de creación y desarrollo de una nueva cultura en los procedimientos de transmisión de la información y valores culturales, se trata del nuevo entorno de trabajo del mentoring moderno.

La volatilidad de los factores que en otras épocas han sido los denominadores de las mejoras del futuro, obligan a incorporar a los sistemas de transmisión de valor nuevos elementos, que presenten un componente de adaptación de alto grado, alejado de las estrategias de evolución basadas en la consecución de fases definidas, pasando a establecer procesos de evolución, en los cuales las fases dejan de ser sucesivas para definirse como incrementales, es decir, la sucesión puede ser el inicio del proceso, pero la evolución del mismo determinará si las fases son consecutivas o la necesaria adaptación a la realidad del dinamismo del entorno determina el inicio de un nuevo proceso, independientemente del momento en el que sea necesario realizar esta reformulación.

Este entorno de cambio, analizado desde el diseño de programas de mentoring, obliga a las organizaciones a establecer nuevas alternativas de gestión de dichos programas. Actualmente, es imprescindible dotar a estos programas de herramientas que les permitan lograr una velocidad de adaptación mayor o igual a los cambios del entorno, ya que de otro modo mentores y mentorizados se encontrarán trabajando en un escenario pasado, operando en un presente distinto y sin prepararse para las necesidades futuras, formando parte de un proceso meramente formal, sin objetivos reales que conseguir… ¿para qué?.

Esta necesidad de reformulación dinámica imprime un carácter distinto a los programas de mentoring. Conceptos como diversidad de fuentes, red de mentores, multifuncionalidad, digitalización, son términos necesarios en el nuevo entorno socio-económico, por tanto, las organizaciones deben adaptarse a las nuevas características de su entorno, pero, si se tiene en cuenta que el entorno es altamente volátil ¿a qué escenario se deben adaptar?.

En la reflexión de esta situación está la clave del nuevo método de trabajo, ya que lo realmente importante es diseñar un proceso capaz de:

  • Responder a las necesidades futuras, dotándole de los mecanismos de análisis, procesamiento y explotación de la nueva información.
  • Integración de la información en el proceso de mentorización, definiendo nuevos objetivos y adaptando los valores y KPI´s de medición de resultados a la nueva realidad.
  • Seleccionar nuevos recursos especializados en cada una de las nuevas áreas de desarrollo y definir las nuevas reglas de comunicación y transmisión de información de la red.
  • Establecer los nuevos hitos de revisión, evaluación y reconfiguración, que aseguren la alineación de los programas con los nuevos objetivos personales y corporativos.

…y ¿todo esto de forma dinámica? Definitivamente, sí.

Bienvenidos al Mentoring Moderno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *