Organización y Creencias

En la colaboración anterior (Cambio y Coaching) introdujimos  el concepto de sistemas  complejos, entre los que se encuentran las organizaciones humanas.

Estos sistemas tienen una propiedad fundamental: el feedback que los activa es no lineal.

En las organizaciones humanas, además de tecnologías y análisis técnicos, intervienen las personas con sus emociones, creencias, valores y también prejuicios, tanto desde el punto de vista interno como respecto del mercado y la competencia global a nivel geográfico y/o sectorial.

Todo esto genera, inevitablemente, un feedback no lineal que caracteriza a estos sistemas. Esa no linealidad convierte en disfuncionales los enfoques de resolución de problemas basados en análisis causa-efecto, al igual que las estructuras excesivamente piramidales y compartimentadas que, por lo general, no consideran las interacciones y consecuentes dinámicas.

La experiencia muestra que el coaching ayuda a los directivos a comprender estas realidades mejor que cualquier explicación técnica.

No olvidemos que en nuestra nota anterior citábamos una frase de Russel Aackoff que decía “Los problemas que elegimos para resolver y nuestra forma de formularlos depende más de nuestra filosofía y visión del mundo quede nuestra ciencia y tecnología”

En este marco, la excesiva preocupación por estructuras, normas, jerarquías, funciones, etc., se puede convertir en una camisa de fuerza dentro de la cual la creatividad y la innovación, con la consecuente adaptación a los cambios de contexto, se atrofien.

Patricia Shaw, autora del libreo “Changing conversations in organisations”, dice que un nuevo lenguaje se está imponiendo para describir la realidad ya no como algo talmente ordenado o desordenado, totalmente estable o inestable, organizado o desorganizado, sino paradójicamente ambos extremos simultáneamente.

Dicho de otro modo, una organización es un balance entre libertad y orden. El exceso de libertad puede llevar a la anarquía, mientras que el exceso de orden puede esterilizar la creatividad y hacer imposible la innovación que armonice la energía que genera la organización con la que demanda del entorno.

Por otra parte, los humanos nos caracterizamos por reclamar orden cuando sentimos un exceso de libertad y a la inversa, reclamar libertad cuando nos sentimos agobiados por el exceso de orden.

Como vemos, las creencias limitantes llegan también a las organizaciones y el coaching, tanto individual como de equipos, ayuda a liberar el potencial de las organizaciones y sus equipos.

ENTENDIENDO EL CAOS

En el lenguaje corriente la palabra caos tiene una connotación negativa, pero en el mundo de la ciencia, es una teoría matemática de alta complejidad que analiza las relaciones no lineales entre las partes un sistema.

Algunas consecuencias de esos avances de la ciencia son:

  • Los sistemas complejos tienen una propiedad de auto-organización. Esto se ve claramente cuando en un equipo de alto rendimiento (sean proyectos, equipos deportivos o científicos, lanzamiento de nuevos productos) a través de la interacción de los miembros del mismo, se crean soluciones inesperadas, muchas veces mejores que las que se vislumbraban inicialmente.
  • La planificación deja de ser la confección de planes para convertirse en CREAR EL FUTURO.
  • El caos es una forma de inestabilidad en la cual el futuro no se puede prever, pero en cambio, se puede y se debe crear.

Con el coaching se trabajan muy bien las creencias limitantes y se crean condiciones para tratar con la ambigüedad e incertidumbre que nos trae la vida moderna.

Carlos Ferrari Robino
Coach personal y ejecutivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *