Los eslabones de tu organización

Por el 7 Abril, 2017

El valor de una empresa es más que la suma del valor individual de sus eslabones, pero ¿cómo aprovechar el valor de cada uno de esos eslabones para reforzar toda la cadena?.

Julio Rodríguez, Director de la Red de Mentoring de España, propone que “El mentoring es una práctica que permite acelerar el aprendizaje en las organizaciones”, por tanto, se define como un proceso mediante el cual se puede aprovechar el valor de cada uno de los eslabones que componen la cadena de valor de las organizaciones, reinvirtiéndolo en el crecimiento y desarrollo de sus componentes, para fortalecer el valor total de la cadena.

En los procesos de mentoring se comparten visiones, experiencias y conocimientos.

El pasado 31 de Marzo tuvo lugar el evento de entrega de premios Best Workplaces 2017 , mediante los cuales la consultora Great Place To Work® reconoce a las Mejores Empresas para trabajar en España.

Según indica esta consultora en su página web, en el proceso de evaluación de las candidaturas se han tenido en cuenta aspectos como los comportamientos que llevan a un entorno laboral de confianza, las conductas que miden la forma en la que la credibilidad, el respeto y la justicia se expresan en su lugar de trabajo y también se recolecta información sobre los niveles de orgullo y camaradería en el entorno, así como aspectos relativos a la cultura exclusiva de cada empresa.

Aspectos tan importantes para las organizaciones como son los anteriores ¿cómo se aprenden?, ¿cómo se enseñan?, ¿cómo se transmiten?, ¿cómo conseguimos que perduren en las organizaciones y en las personas que se integran en ellas?

Muchas organizaciones están desarrollando programas de mentoring como palanca de desarrollo corporativo.

En los procesos de mentoring se comparten visiones, experiencias y conocimientos, lo cual forma parte del proceso de aprendizaje específico de los mentorizados, sin olvidar de que por sí mismo es un proceso de transmisión de valores y cultura corporativa, por tanto, cumple ambas funciones, las de fortalecimiento del eslabón individual y el refuerzo del valor de la cadena que forma la organización.

Si a las posibilidades que ofrece el mentoring tradicional, como herramienta de aprendizaje y desarrollo de personas y organizaciones, se le añaden las nuevas formas de entender el entorno actual, que incorpora el mentoring moderno, como herramienta de evolución adaptativa, obtenemos una práctica con un alto potencial para identificar, atraer, desarrollar y retener el talento de las organizaciones, es decir, los eslabones que permitirán reforzar el valor total de la cadena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *