Los líderes introvertidos, un diamante en bruto

Por el marzo 5, 2019

Aunque la visión que se tiene de un líder suele ser el de una persona carismática y extrovertida, los hay como Albert Einstein, Marc Zuckerberg o Bill Gates, que pese a su aparente timidez han demostrado que otro tipo de liderazgo es posible. Cuando un líder es extrovertido, destaca por encima de los demás, es sociable y expresa sin cortapisas todo lo que piensa y siente. Su personalidad arrolladora muchas veces se convierte en el timón al que se agarra el resto de colaboradores, quienes siguen la estela de quien se sitúa a la cabeza del grupo.

El líder introvertido, en cambio, es aquel que destaca por escuchar más de lo que habla, por observar y analizar la situación, por ceder protagonismo a sus colaboradores y por practicar una toma de decisiones reposada y teniendo en cuenta la opinión del equipo. Ahora bien…

¿Puede ser la extroversión o introversión innata a una persona el factor que determine cuánto éxito tendrá como líder?

líderes introvertidos

Algunos autores como Adam Grant, profesor de Gestión de Wharton, Francesca Gino, de la Escuela de Negocios de Harvard, y David Hofmann, de la de Kenan-Flager, en la Universidad de Carolina del Norte, ya abordaron este tema en 2010. Lo hicieron a través de un estudio, publicado en el Academy of Management Journal bajo el título “Reversing the Extraverted Leadership Advantage: The Role of Employee Proactivity”. En el estudio, los tres autores determinaron que el éxito de un líder no depende de lo extrovertido o introvertido que sea, sino de la actitud que busque en sus colaboradores.

Dicho de otra manera, un líder extrovertido, seguro de sí mismo y con unas ideas muy claras, no aceptará fácilmente las sugerencias del resto de sus empleados ni mucho menos delegará alguna de sus funciones en ellos, lo que provocará fricciones y acabará desmotivando al conjunto. En cambio, un manager introvertido dejará que las ideas del equipo fluyan, trabajará con ellos codo con codo sin tener la necesidad de brillar más que los demás, dando lugar a soluciones más creativas y contextos donde todos aportan y se sienten más valorados y comprometidos con el trabajo. Si se empodera al empleado y se le permite ser más proactivo, todos salen ganando.

Líderes introvertidos como fuente de aprendizaje

La empatía es la otra gran virtud que poseen los líderes introvertidos. Son capaces de escuchar, de ponerse en la piel del otro, de cooperar y de aprender de cada uno de los retos, contextos y colaboradores con los que tiene oportunidad de trabajar. Eso, junto a su capacidad de reflexión, los hace ser verdaderamente inspiradores para el resto del equipo.


Podría interesarte: El líder manco


Otra autora que abordó este tipo de liderazgo, también en 2010, fue la conferenciante y coach Jennifer Khanweiler, en su libro “El líder introvertido”. En él, la autora señalaba cinco habilidades clave que permiten a la persona introvertida desempeñar con éxito el liderazgo:

  1. Piensan antes de actuar.
  2. Se implican en profundidad en pocos temas en lugar de intentar abarcarlo todo.
  3. Transmiten calma.
  4. Prefieren hablar e interactuar con sus colaboradores antes que publicar en redes sociales.
  5. La soledad, la claridad y la coherencia les ayudan a construir un vínculo de confianza con el resto del equipo.

Y tú, ¿dirías que practicas un liderazgo introvertido?


En Cegos creemos que un buen líder tiene que ser capaz de conseguir desarrollar las habilidades y competencias de sus colaboradores:

🔗Queremos ayudarte a conseguir ser un verdadero líder-coach.

Deja tu comentario

Avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribete al Blog

Por motivos de seguridad, deben estar habilitados JAVASCRIPT y el uso de COOKIES